Jueves, 14 Junio 2012 23:01

Las "marías de los sagrarios"

Valora este artículo
(5 votos)

[La siguiente historia tiene que ver con la vida del famoso “Arcipreste de Huelva”, el Beato Manuel Gonzales García, quien fue conocido por su extraordinario amor por la Santísima Eucaristía. Puede utilizarse como introducción para hablar de “la fuerza transformadora” de la Eucaristía.]

Huelva era entonces, en términos pastorales, una ciudad difícil. Los sectores hostiles a la Iglesia Católica habían hecho una siembra abundante de cizaña en medio de una escasa cosecha de trigo. La acción conjunta del laicismo masónico, las injusticias sociales, la influencia protestante, y los brotes violentos del extremismo anticlerical, había debilitado de forma alarmante la vida religiosa de la ciudad. Ante todo este ambiente hostil, el arma que utilizó el Beato González García fue promover y difundir la devoción eucarística. Lo que sigue se refiere a la fundación de una asociación de mujeres llamada “Las Marías de los Sagrarios”.

En uno de sus sermones públicos, el Arcipreste hizo un llamado urgente, radical, incitante: «Yo no os pido ahora dinero para niños pobres, ni auxilio para los enfermos, ni trabajo para los cesantes, ni consuelo para los afligidos; yo os pido una limosna de cariño para Jesucristo Sacramentado; un poco de calor para esos Sagrarios tan abandonados; yo os pido por el amor de María Inmaculada, Madre de ese Hijo tan despreciado, y por el amor a ese Corazón tan mal correspondido, que os hagáis las Marías de los Sagrarios abandonados». Y la respuesta afirmativa no se hizo esperar en aquellas almas que le escuchaban.

Aquel 4 de marzo se había puesto el germen inicial de la Asociación “Las Marías de los Sagrarios”. Fue su principal obra, dedicada a la adoración de Cristo Sacramentado. El objetivo esencial era procurar que no hubiera ningún Sagrario abandonado.

Si en el Calvario estuvieron las Marías, también estuvo iuxta crucem Iesus, Juan, el discípulo amado. Estaba, pues, claro que la Asociación debía extenderse también a los varones. Y éstos, nuevos Juanes, también acompañarían a Jesús en los Calvarios eucarísticos. En 1913 el arcipreste pudo decir con gozo que de los diez Sagrarios que había Huelva, en siete de ellos el Señor estaba acompañado todo el día.

Visto 2213 veces Modificado por última vez en Sábado, 09 Febrero 2013 11:32

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML.

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios