Miércoles, 13 Febrero 2013 10:01

Algunas enseñanzas de Benedicto XVI sobre la homilía

Valora este artículo
(2 votos)

Les presentamos a continuación un comentario al número 46 de la Exhortación Apostólica Post-Sinodal Sacramentum Caritatis del Papa Benedicto XVI, sobre la homilía:

“La necesidad de mejorar la calidad de la homilía está en relación con la importancia de la Palabra de Dios.” Tal vez detrás de esta afirmación del Santo Padre está la pregunta ¿dónde radica la importancia de la homilía? ¿porqué deberíamos prestarle tanta atención? No es que –sabemos muy bien– la homilía sea un elemento indispensable para la celebración de la Santa Misa, ni mucho menos esencial a su naturaleza sacramental.

Pero no se debe de ninguna manera minusvalorar su importancia, ya que ella deriva de la centralidad –esta sí que es esencial– de la Palabra de Dios, la “otra” presencia real de Jesús en su sacramento, y ella debe ser anunciada no sólo a través de la proclamación de los textos inspirados, sino también a través de su presentación y explicación, tarea que compete principalmente a los Obispos y, en unión a ellos, a los presbíteros y a los diáconos.

“En efecto, ésta es parte de la acción litúrgica; tiene como finalidad favorecer una mejor comprensión y eficacia de la Palabra de Dios en la vida de los fieles.” La homilía no es un “añadido” a la acción litúrgica, sino parte de ella; de allí que no se deba prescindir de la misma sin una causa justa o grave, según las circunstancias. Para favorecer su comprensión, se debe procurar adaptarla a los diferentes “tipos” de fieles, a su nivel de profundidad y de conocimiento de los textos sagrados y de la teología. Ello conlleva mucha práctica y entrenamiento por parte de los ministros. Hacer una buena “explicación” de la Sagrada Escritura no siempre es fácil. Requiere de preparación, tanto en el contenido como en la “forma” que se debe dar a su presentación. Por otra parte, se debe apuntar a la “eficacia” de la Palabra en la vida concreta de los fieles. Justamente para que ella sea eficaz y tenga “eco” en las situaciones reales de la vida de personas concretas, debe haber sido antes “apropiada” por el sacerdote, leída, rezada y vivida. Antes de explicarles a los fieles qué dice a ellos la Palabra de Dios, el sacerdote debe preguntarse qué le dice a él, y debe llegar al momento de su exposición, con esta respuesta claramente formulada, que no la agota, ciertamente, pero sí la apropia y manifiesta su eficacia.

“Por eso los ministros ordenados han de preparar la homilía con esmero, basándose en un conocimiento adecuado de la Sagrada Escritura.” Esto casi no requiere de comentario alguno. Debemos recordar que esta es una de las tareas principales de un sacerdote que celebra la Eucaristía. Si alguno no le da en su vida suficiente tiempo a ello por dedicarle demasiado a otras obras –por buenas que sean– debe preguntarse si ha establecido correctamente su orden de prioridades.

“Han de evitarse homilías genéricas o abstractas. En particular, pido a los ministros un esfuerzo para que la homilía ponga la Palabra de Dios proclamada en estrecha relación con la celebración sacramental y con la vida de la comunidad, de modo que la Palabra de Dios sea realmente sustento y vigor de la Iglesia.” Para que “la Palabra de Dios sea realmente sustento y vigor de la Iglesia”, hay dos cosas que debemos poner en práctica: 1. Homilías concretas y trasparentes, no genéricas o abstractas; evitar la especulación teológica, las explicaciones demasiado centradas en lo filológico o en lo contextual, los discursos sin una llegada concreta a la realidad ordinaria; buscar más bien centrarse en una idea muy concreta y que tenga una aplicación a la vida de la gente, considerando los elementos de la realidad actual que la hagan “aplicable” a la propia existencia. 2. Homilías que estén en relación o con las lecturas que se han proclamado –especialmente el Evangelio–, con la celebración correspondiente, o con el tiempo litúrgico, evitando caer en el típico vicio de querer abarcarlo todo, resultando en una homilía confusa y desestructurada; es mejor elegir un punto concreto y prescindir de los que no estén en relación directa con él.

“Se ha de tener presente, por tanto, la finalidad catequética y exhortativa de la homilía. Es conveniente que, partiendo del leccionario trienal, se prediquen a los fieles homilías temáticas que, a lo largo del año litúrgico, traten los grandes temas de la fe cristiana, según lo que el Magisterio propone en los cuatro 'pilares' del Catecismo de la Iglesia Católica y en su reciente Compendio: la profesión de la fe, la celebración del misterio cristiano, la vida en Cristo y la oración cristiana.” Según esto, alguno podría concluir que la homilía podría basarse en un tema que no tenga nada que ver ni con el Evangelio ni con la celebración corriente. Sin embargo, pongamos atención a la frase “partiendo del leccionario trienal”. Es decir que es a partir del leccionario que se está proponiendo esto de las “homilías temáticas”. Recordemos además que los “cuatro pilares” a los que se hace alusión, tienen la suficiente amplitud como para poder encontrar, en muchos pasajes del Evangelio y en muchas lecturas del Antiguo y Nuevo Testamento, puntos de partida diversos que nos conduzcan exactamente al mismo fin. En otras palabras, si se desea acentuar, por ejemplo, la importancia de vivir los sacramentos (2º parte del Catecismo), ello se puede lograr de infinitas maneras, sin comprometer necesariamente el contenido del Evangelio propuesto por la Liturgia o la celebración corriente.

Finalmente, hacemos un especial hincapié en lo que se refiere al carácter “exhortativo” de la homilía, según se afirma en el último párrafo. Una de las finalidades esenciales de la homilía es “mover” a los fieles a la conversión, a vivir más intensamente y en profundidad el misterio de Cristo y su pertenencia a la Iglesia. Ello se puede lograr de muchas maneras, incluso no tan explícitas, pero debe ser un objetivo siempre presente en la mente y en el corazón del sacerdote que “prepara” sus homilías y “se prepara” para ellas.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML.

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios