Martes, 19 Marzo 2013 00:00

Ser 'custodios' del arte de predicar

Valora este artículo
(3 votos)

El Papa Francisco, en pocos días de pontificado, nos ha dado ya varias muestras de lo que significa predicar. Es una misión que involucra a la persona en su totalidad. Él nos ha venido predicando con gestos y palabras muy elocuentes. Pero quiero resaltar un aspecto que he repetido muchas veces y del cual su última homilía en la Santa Misa de inicio de su pontificado, es un excelente ejemplo. No me cansaré de repetirlo porque constituye la “columna vertebral” del arte de predicar, al menos en lo que se refiere a la forma: ¡una idea clara! ¡una sola idea!

En estos días he conversado con varias personas, y cada vez que he pregunta por la última homilía del Papa, la respuesta inmediata ha sido, “me encantó esto de ‘custodiar’”. Prácticamente a todos les ha quedado grabada en la mente esta palabra: “custodiar”.

Francisco planteó esto como idea central de su prédica y lo mencionó muchas veces, desde ángulos distintos, sin caer en repeticiones inútiles o en redundancia. Fue un discurso claro, sencillo, que llegó al corazón de los fieles, incluso a pesar de la limitación que le imponía el hecho de tener que leer –en este caso necesario–, pues por momentos el acento de su voz y ciertos gestos con la mano ayudaban a reforzar las ideas y a suplir suficientemente esa dificultad.

Pero su homilía ha tenido el efecto que debe tener toda homilía. Los fieles deben salir de la Iglesia con una idea clara de lo que han escuchado: una idea fuerza, una idea esencial. El domingo pasado todos salieron de Plaza San Pedro pensando que tenían que ser, según el ejemplo de San José, “custodios”: custodios los unos de los otros, custodios de los más débiles, custodios de nuestros seres queridos; pero por sobre todas las cosas, custodios de Cristo.

Y ya que estamos en el “arte de predicar”, ¿no debemos ser también custodios de la Palabra? Y la mejor manera de custodiarla es adherirnos a ella, vivirla, y luego predicarla con todo nuestro ser, con la mente, con el corazón y con nuestra palabra.

Se recomienda a todos leer la homilía del Papa: aquí.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML.

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios