Miércoles, 16 Octubre 2013 07:41

Los tres secretos del predicador

Lo que se dice aquí está tomado esencialmente de la Introducción de un de la autora norteamericana Sarah Lloyd-Hughes, una conocida conferencista. El libro se llama “¿Cómo ser un brillante orador público?”, recomendable para todos. Reproducimos aquí, a nuestro modo, los contenidos de esas páginas, pero aplicándolos específicamente a los sacerdotes y a la homilía, aunque se trata de consejos muy acertados y útiles para cualquier orador. Dice más o menos lo siguiente:

Imaginemos que terminamos una Misa dominical con esa sensación de haber estado especialmente inspirados durante la celebración, de haber realizado una bellísima liturgia y de haber hecho una excelente prédica, y confirmamos esa sensación cuando saludamos a la gente y todos están contentos y radiantes, no sólo por la Eucaristía en sí misma, sino porque la palabra del sacerdote verdaderamente les ha llegado y les ha motivado a ser mejores cristianos. Lamentablemente, ese no siempre es nuestro panorama. Además hay que decir que a veces los elogios no son signo de que hemos hecho bien las cosas. Los fieles suelen ser muy generosos con los sacerdotes.

Publicado en Artículos

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios