Sábado, 26 Julio 2014 09:48

Con el Evangelio en la mano

Predicar con el Evangelio en la mano no es sino consecuencia de "vivir" con el Evangelio en la mano; es decir, que forme parte de nuestra realidad cotidiana. Esto, a la hora de preparar la homilía, debe traducirse en una pregunta muy concreta: ¿qué me dice a mí la Palabra de Cristo? Y la respuesta a esta pregunta es una de las claves del éxito en la homilía.

Claro que cuando hablamos de la "predicación" no debemos buscar "tener éxito", en el sentido mundano de la expresión, pero sí que debemos hacerlo en el sentido de alcanzar nuestro objetivo, que es llegar a la mente y al corazón de las personas con un mensaje claro y convincente, que tenga para sus vidas un significado concreto y que les motive a ser mejores personas y mejores cristianos.

Publicado en Artículos
Miércoles, 16 Octubre 2013 07:41

Los tres secretos del predicador

Lo que se dice aquí está tomado esencialmente de la Introducción de un de la autora norteamericana Sarah Lloyd-Hughes, una conocida conferencista. El libro se llama “¿Cómo ser un brillante orador público?”, recomendable para todos. Reproducimos aquí, a nuestro modo, los contenidos de esas páginas, pero aplicándolos específicamente a los sacerdotes y a la homilía, aunque se trata de consejos muy acertados y útiles para cualquier orador. Dice más o menos lo siguiente:

Imaginemos que terminamos una Misa dominical con esa sensación de haber estado especialmente inspirados durante la celebración, de haber realizado una bellísima liturgia y de haber hecho una excelente prédica, y confirmamos esa sensación cuando saludamos a la gente y todos están contentos y radiantes, no sólo por la Eucaristía en sí misma, sino porque la palabra del sacerdote verdaderamente les ha llegado y les ha motivado a ser mejores cristianos. Lamentablemente, ese no siempre es nuestro panorama. Además hay que decir que a veces los elogios no son signo de que hemos hecho bien las cosas. Los fieles suelen ser muy generosos con los sacerdotes.

Publicado en Artículos
Jueves, 12 Septiembre 2013 15:36

¿Oración u Oratoria?

El "arte de predicar" se aprende en primer lugar por el camino de la oración y de la experiencia personal de encuentro con Dios y con su Palabra. Nadie da lo que no tiene; nadie puede enseñar lo que no ha vivido ni conocido. Al mismo tiempo, siendo la primera condición de una predicación consistente el amor por aquello que se proclama, si no se ama a Dios difícilmente se le podrá comunicar con entusiasmo y convicción.

Publicado en Artículos

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios