Jueves, 14 Junio 2012 00:00

Para ser buenos predicadores Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(9 votos)

¡Bienvenidos!
Este espacio está dirigido principalmente a sacerdotes y futuros sacerdotes, pero está abierto también a toda persona que tenga interés en aprender a dirigir un mensaje público con convicción, con eficacia y con formas y lenguajes adecuados a los oyentes. Evidentemente aquí nos concentraremos en la homilía y en la predicación u oratoria sagrada, pero creo que muchas de las técnicas y consejos que se aplican a estos ámbitos pueden ser aplicados a cualquier otro campo de la comunicación humana, especialmente a la preparación para hablar en público.

¿Qué nos motiva? En primer lugar nos motiva la necesidad de ser buenos predicadores de la Palabra de Dios en un contexto en que el ministerio de la “oratoria sagrada” se encuentra en profunda crisis, debido sobre todo a la falta de formación y de una didáctica moderna seria dirigida a este objetivo. En segundo lugar nos motiva el contexto adverso que nos rodea y que constituye un gran reto. Como afirma el padre Thomas Liske en su obra “Predicación Efectiva”, «En tiempos modernos se hace cada vez más evidente que ningún sacerdote puede permitirse descuidar su entrenamiento como predicador. El enemigo es fuerte. Habla bien y escribe bien». ¿Y quién es este “enemigo”?, cabe preguntarse. El mismo padre Liske responde que «el “enemigo” es cualquier comunicador del mal, el orador entrenado para difundir un mensaje pagano, aquel que con su palabra busca sembrar el materialismo en los corazones humanos, los ateístas, los in-moralistas, hábiles para escribir novelas, películas, obras de teatro, artículos de revistas y otros medios que predican el error. El enemigo está alerta y ávido para hablar. Sabe cómo explicar sus doctrinas con claridad, cómo exponer sus principios y ser convincente, y como persuadir a sus audiencias y moverlas a la acción».

Y nosotros, portadores de la verdad, ¿nos contentaremos con ser unos predicadores parcos y mediocremente preparados? Vivimos en una nueva era de las comunicaciones. Y gran parte de la guerra se libra en el terreno tecnológico y virtual. Pero aún con ello la palabra humana tiene un poder enorme y cuenta con un arma que ningún otro medio de comunicación podrá jamás tener: se apoya en el testimonio personal de quien la pronuncia. ¿A quién le creerán más, a una persona de carne y hueso que habla persuasivamente y con convicción, o a una pantalla con imágenes? Si nuestro hablar es débil y desarticulado, o poco convincente, nunca podremos competir con los medios tecnológicos masivos. Pero si nuestro lenguaje es coherente y nuestras ideas claras, y si sabemos exponerlas con habilidad y refrendarlas con nuestro testimonio de vida, su fuerza de atracción es irresistible, pues su eficacia no proviene de nosotros, sino del Espíritu de Dios, que crea y renueva lo creado continuamente.

En esta batalla de la palabra y del pensamiento, el hombre de Dios que tiene la verdad de su lado, no puede ser un predicador pobre; debe ser más bien un “maestro de la palabra”. Por todo ello, en este espacio dedicado al “arte de predicar” encontrarás toda clase de recursos, ayudas y consejos útiles, dirigidos a apoyar nuestro esfuerzo por ser buenos predicadores.

También estoy abierto a todo tipo de sugerencias, aportes personales y críticas constructivas. Me las pueden hacer llegar a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  estaré feliz de comentarlas y de compartirlas. Junto con los artículos publicados irán apareciendo podcasts dirigidos a acompañar la reflexión o a profundizar en temas más específicos. Puedes escucharlos “online” o descargarlos para uso personal. Progresivamente, iremos añadiendo material de todo tipo, siempre que sea útil a la preparación y ejecución de buenas homilías y prédicas.

Finalmente, te aliento a prepararte de la mejor manera para ser un buen predicador y seguir con ello a quien ha sido y será siempre el más grande Maestro de la Palabra: la Palabra misma hecha carne, el Señor Jesús.

Visto 2144 veces Modificado por última vez en Jueves, 14 Junio 2012 23:45

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios