Artículos

Esta es la sección principal de la página web. Aquí encontrarás artículos de interés sobre el arte de la predicación y la oratoria en general, con un acento especial en las diversas formas y ciertas técnicas básicas de comunicación. También encontrarás artículos sobre temas variados, relacionados con la homilética y la celebración de los sacramentos en general.

Lunes, 11 Marzo 2013 12:14

Escribir no es hablar

Escrito por

Una de las desventajas más grandes de preparar una homilía redactándola por completo, para luego leerla, es que en la comunicación de un mensaje, hablar y leer son dos cosas completamente diferentes, y tienen un efecto muy distinto en los oyentes.

Si nos resulta importante o necesario escribir nuestras homilías antes de pronunciarlas, debemos tener mucho cuidado en utilizar un lenguaje “hablado”. En la comunicación oral cobran importancia muchos elementos que en el lenguaje escrito tienen una función diferente. En ella, el comunicador hace uso de gestos, tonos de voz, entonación, y otras cosas que hacen que el discurso “cobre vida”. En cierto modo, todos estos instrumentos de comunicación en su conjunto constituyen un medio para comunicar a los demás nuestra vida, nuestros pensamientos y nuestros sentimientos.

Martes, 26 Febrero 2013 22:12

La pesadilla del sonido (parte II)

Escrito por

¿Quién no ha oido decir alguna vez que se prefiere tal o cual Misa porque "allí se le escucha mejor al padre"? Hay que ser ciego y sordo para no aceptar que hoy en día, también en las Iglesias, el asunto del sonido es importante. Pero, ¿qué tan importante? La opinión más común es que es importante, pero no "lo esencial". Puede que no sea "lo esencial" desde el punto de vista ontológico, pero sí que es esencial desde el punto de vista práctico. Pero en tod caso no hay razón para oponer. Es decir, la celebración misma de la Eucaristía es lo esencial. Pero aquí damos eso por descontado. Ahora la pregunta es cómo hacer para que esa celebración, que incluye la proclamación de la Palabra y la Eucaristía propiamente, "llegue" a la gente, le sea comprensible, más aún, sea agradable de escuchar y permita a las personas concentrar toda su atención en el mensaje y en la liturgia, en lugar de esforzarse por superar el obstáculo de una pésima acústica o de una baja calidad de sonido. Además, hoy en día a diferencia de antes, la construcción de las Iglesias presupone la instalación del audio, y ésta se debería tratar como parte del proyecto arquitectónico y no como un añadido posterior.

Jueves, 14 Febrero 2013 17:29

El desierto de Benedicto XVI

Escrito por

Nos salimos momentáneamente del libreto para decir algo sobre la reciente renuncia –que aceptamos con pena– de nuestro querido Santo Padre.

En estos días resulta muy difícil dirigirse a los fieles sin tener presente de algún modo lo que está sucediendo en la Iglesia. Tampoco se puede evitar ver la coincidencia que hay entre este anuncio de Benedicto XVI y el inicio del tiempo cuaresmal, como si nos sugiriera el itinerario de un desierto personal que simultáneamente llevará a la Iglesia a celebrar la Pascua con un nuevo Pontífice en la sede de Pedro.

Les presentamos a continuación un comentario al número 46 de la Exhortación Apostólica Post-Sinodal Sacramentum Caritatis del Papa Benedicto XVI, sobre la homilía:

“La necesidad de mejorar la calidad de la homilía está en relación con la importancia de la Palabra de Dios.” Tal vez detrás de esta afirmación del Santo Padre está la pregunta ¿dónde radica la importancia de la homilía? ¿porqué deberíamos prestarle tanta atención? No es que –sabemos muy bien– la homilía sea un elemento indispensable para la celebración de la Santa Misa, ni mucho menos esencial a su naturaleza sacramental.

[Reproducimos aquí un estracto de la obra "Lo que debe saber el orador", de Aureliano Abenza (1913)] Se plantea la diferencia entre los temas referidos en el título. Muy recomendable.]

Si la oratoria es le arte de emplear el pensamiento y la palabra hablada para conseguir el convencimiento y la persuasión, no necesita estar en oposición con la estética, antes al contrario ésta podrá ser un elemento auxiliar de primer orden. Lo bello atrae, lo feo repuna, y un discurso bello se atrae el ánimo y lleva a la persuasión o prepara para ella.

Página 5 de 9

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios