Artículos

Esta es la sección principal de la página web. Aquí encontrarás artículos de interés sobre el arte de la predicación y la oratoria en general, con un acento especial en las diversas formas y ciertas técnicas básicas de comunicación. También encontrarás artículos sobre temas variados, relacionados con la homilética y la celebración de los sacramentos en general.

Jueves, 07 Junio 2012 21:41

La pesadilla del sonido (parte I)

Escrito por

El sonido en las Iglesias — todo lo relacionado con los equipos técnicos y la acústica del recinto—, a pesar de ser un ingrediente fundamental para el buen desenvolvimiento de las celebraciones litúrgicas, suele recibir insuficiente atención por parte de los párrocos o sacerdotes a cargo de las iglesias. ¿Porqué? Aunque se pueden identificar motivos diversos según cada caso, creo que el más importante es la amplia ignorancia que existe frente a cuestiones técnicas de sonido entre los que se encuentran a cargo de los templos.

Jueves, 07 Junio 2012 21:35

70% de forma y 30% de contenido

Escrito por

Se trata evidentemente de un título equívoco. ¿Cómo puede uno afirmar que para una homilía la forma sea tanto más importante que el contenido? Lejos de nosotros afirmar tal cosa. Es cierto que los elementos de que se componen una buena preparación para este ministerio tienen que ver en mucho mayor medida con el contenido que con la forma, aunque la forma sea de todas formas indispensable para una comunicación exitosa. Pero, paradójicamente, para el momento mismo de la ejecución de la prédica o sermón, la forma adquiere un peso mucho mayor. ¿Por qué?

Jueves, 07 Junio 2012 21:06

Ocho minutos son suficientes

Escrito por

Para la homilía, algunos recomiendan una duración no menor de 6 ni mayor de 8 minutos. Es importante considerar que la homilía se da en un contexto sagrado cuyo significado e importancia es mucho mayor que el que tiene ésta por sí sola. Por lo tanto, se trata no sólo de evitar hacerla demasiado extensa para no cansar a los oyentes, sino de no darle un peso excesivo en relación con las demás partes de la Misa. La experiencia nos enseña que, en la gran mayoría de casos, cuando la homilía excede el tiempo prudencial termina siendo redundante y pesada, e impide que las personas puedan retener o incluso identificar el mensaje principal que se quiere comunicar. A pesar de estos argumentos, el común de los sacerdotes emplea un promedio de 15 minutos para dirigir su mensaje. Y como afirma Claudio Dalla en “Avete finito di farci la predica?”, los que dan más miedo son los que comienzan diciendo: “seré breve”. Solía afirmar un viejo amigo con no poco sarcasmo que “quién después de ocho minutos no ha hecho mover los corazones, hace mover los traseros”.

Página 9 de 9

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios