Martes, 19 Febrero 2013 10:57

Manual de Homilética

Valora este artículo
(2 votos)

El libro “Homilética” del p. Francisco Javier Calvo Guinda, pertenece a la colección de manuales de teología “Sapientia Fidei” de la Biblioteca de Autores Cristianos. Es un manual de teología y está estructurado como tal, pero posee al mismo tiempo mucha información que fácilmente puede llevarse a la práctica. No es tanto un manual orientado a cómo ser un gran predicador, cuanto un pequeño compendio acerca de la homilética como género disciplina pastoral: elementos históricos, fuentes y contenido, participantes (el predicador y los oyentes), la finalidad, el lenguaje, la preparación, tipos de predicación, adiestramiento, etc.

En la breve presentación del libro se hace referencia al hecho de que “a la homilética se le dedica escasa o nula atención en los planes de estudio de la mayoría de centros teológicos españoles [lo mismo se puede decir de todos los países de habla hispana, y de muchos otros en el mundo, posiblemente la gran mayoría], pese a las recomendaciones del Concilio Vaticano II”. La obra, entonces, pretende prestar un servicio principalmente a los sacerdotes y seminaristas, y llenar, en algo, el enorme vacío que existe en la actualidad. De hecho, al comprobar en la práctica la necesidad urgente de mejores homilías, en contenido y forma, tan reclamadas por los fieles, no se comprende el poco interés por parte de la mayoría de pastores en darle mayor espacio y tiempo al estudio y al entrenamiento de los candidatos al sacerdocio en esta materia. Parece haber un cierto “desfase” entre lo que ellos consideran importante y lo que los fieles perciben como una necesidad grave, que en algunos casos puede llegar a ser un verdadero obstáculo para un compromiso cristiano más serio.

Esta obra no es nueva (la primera edición es del 2003), pero su contenido es totalmente actual y hace mucha falta, y es desde todo punto de vista recomendable. Cierto que está escrita como manual teórico, por lo que puede ser complementada con otras obras de carácter más práctico, muchas de las cuales son citadas por el mismo autor.

Reproducimos a continuación un pequeño pasaje del libro en el que se señala un problema típico de las homilías, una carencia que los predicadores debemos aprender a suplir:

”Los oyentes tienen a menudo la impresión de que el predicador posee un conocimiento bastante superficial del Evangelio. La perícopa del domingo le sirve de hilván o de pretexto para divagar o para exponer sus propias ideas, pero no es el mensaje evangélico lo que se ofrece a los fieles. La Escritura debe ser fuente de predicación y no pretexto de ideas, y esto exige del predicador, como una de las tareas oficiales de su sacerdocio, esa lectura asidua y ese estudio diligente que el Concilio señala: ‘es necesario, pues, que todos los clérigos, sobre todo los sacerdotes de Cristo y los demás que, como los diáconos y catequistas, se dedican legítimamente al ministerio de la Palabra, se sumerjan en las Escrituras con asidua y lectura y con estudio diligente, para que ninguno de ellos resulte “predicador vacío y superfluo de la palabra de Dios, que no la escucha en su interior”, puesto que debe comunicar a los fieles que se le han confiado, sobre todo en la sagrada liturgia, las inmensas riquezas de la palabras divina.’ (DV 25)”

Visto 1803 veces Modificado por última vez en Martes, 19 Febrero 2013 11:20

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML.

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios