Miércoles, 17 Abril 2013 07:23

Manual de Oratoria

Valora este artículo
(3 votos)

Lo que tenemos aquí es un completo manual de oratoria. Tiene un fuerte acento teórico, pero no deja de ser útil y, en muchos casos, fácilmente aplicable a la práctica. El autor explica en la parte inicial la necesidad de retomar este arte y su importancia para el desarrollo personal y social.

Munguía destaca cuatro funciones principales del arte de la oratoria: propedéutica, humanística, política y social. En cuanto a lo propedéutico, la oratoria cumple un rol educativo extraordinario, pues capacita a la persona, a través de la técnica y la práctica, en la expresión oral, la riqueza expresiva, la capacidad de síntesis y de orden, y muchas otras cosas de carácter metodológico. De hecho, una de las cosas que se observan en la actualidad como tendencia general entre las personas, es la cada vez menor capacidad de expresión, debida a la falta de orden mental, de lógica y de síntesis.

En muchos casos el mundo virtual ha tenido como efecto secundario negativo que las personas dejen de prestar atención al razonamiento lógico-discursivo; pues la oratoria, cumple una función importante en este campo y tiene una incidencia positiva directa sobre todo en aquellos llamados a comunicar a través del uso de la palabra.

 

En cuanto a su función humanística, el autor señala dos grandes ventajas de la oratoria: "promueve el desarrollo de muchas cualidades humanas" y "amplía la cultura de quien la practica". Cita a Carnegie cuando afirma: "No hay otra conquista tan asequible para todos que, como ela rte de hablar medianamente bien, depare al hombre tanto porvenir y respeto". Es cierto que los que nos dedicamos al servicio ministerial no deberíamos estar tan interesados en adquirir "porvenir y respeto"; no es la finalidad principal del sacerdocio. Pero no cabe duda de que un sacerdote que habla bien, que sabe comunicar, inspira en los fieles un sano respeto y, por lo tanto, sentido de autoridad, lo que dispone mejor a escuchar y a creer. Sobre el tema cultural la ventaja de la oratoria es bastante evidente. El vocabulario se amplía a través de la lectura y la búsqueda de un bagaje amplio para la expresión de las ideas conduce naturalmente a la persona a ampliar su cultura. Para el sacerdote, es importante en primer lugar la cultura espiritual, teológica y religiosa, pero no tiene poca importancia la cultura humanística en general.

Los sacerdotes no nos incolucramos directamente en política -al menos no deberíamos-, pero aquí se hace referencia al aspecto "político" en un sentido más amplio. Se entiende política como la participación "en los asuntos ciudadanos del bien común". Desde este punto devista, el aspecto "político" de la oratoria es importante para todos. Claro que desde el púlpito, uno debe tener muy claro cuáles son esos asuntos de bien común sobre los cuales predicar. Tal vez no serán el programa de gobierno de tal o cual candidato, o la estrategia edil de comabate contra la informalidad o la evación de impuestos, pero sí la búsqueda del orden social a través de los valores cristianos o el testimonio que estamos llamados a dar los católicos en el ambiente social y lavoral en los que estamos insertados. Aquí el autor se cita a sí mismo, con algo que, entendido desde el punto de vista propiamente "político" podría ser cuestionable, pero desde el punto de vista de la religión es totalmente válido y necesario -especialmente para el cristianismo que es, en esencia, expansivo-. Afirma: "El objetivo de la elocuencia es convencer a los oyentes de que aquello que les propone el orador es lo mejor, con tal vehemencia, que inmediatamente se pongan a realizarlo en la práctica". ¿No es esto lo en muchos casos lograba Jesús con su prédica encendida y convincente? ¿No es eso lo que queremos nosotros como predicadores?

"La maestría en el arte del buen hablar, aumenta la capacidad de comunicación social, fomenta el conocimiento de los demás y, por lo tanto, la comprensión." Esto en referencia a la cuarta gran función de la oratoria. Ella tiene, sin lugar a dudas una gran virtud social, la de unir a las personas, crear lazos profundos a través de la comunicación de ideas y de sentimientos. Esto, en el ámbito de la predicación, tiene una importancia enorme.

El autor también desarrolla de manera suscinta la aplicación de la oratoria al ámbito sagrado, a través de la oratoria sacra y la homilética. Pero en general, el manual es sumamente recomendable porque se desarrollan de manera sistemática y muy clara, casi todos los aspectos relacionados con esta disciplina-arte: los elementos que componen la estructura de un discurso, los pasos para la elaboración de discursos, temas relacionados a la pronunciación del discurso, y algunos otros puntos adicionales como los recursos de perfeccionamientos, las grandes figuras clásicas de la oratoria, e incluso algunos discuros como ejemplo.

¡Muy recomendable!

Visto 4843 veces Modificado por última vez en Viernes, 27 Septiembre 2013 13:07

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML.

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios