Sábado, 06 Julio 2013 21:31

El oficio de la Iglesia

Valora este artículo
(0 votos)

«La Iglesia se cumple su oficio al proponer el camino de la salvación a los hombres, visible los ojos por su presencia, audible al oído por su enseñanza, claro al intelecto por la verdad evidente de sus doctrinas. Ella invita a los hombres a examinar su consciencia. Pone a prueba su fe y somete a prueba su candor para ver si escogerán Dios por sobre todas las cosas; ella prueba su valor para saber si están listos de tomar su cruz y seguir al Maestro Divino.»

(H.E. Manning, Sermones, 1872)

Aunque sólo Dios es capaz de juzgar los corazones humanos y el púlpito, por tanto, no es una especie de tribunal instalado para condenar a nadie, sí es misión clara del sacerdote presentar la vida cristiana con entusiasmo y condenar el pecado con rigor, anunciando al mismo tiempo la salvación que se manifiesta en el amor de Cristo a su Iglesia y en la misericordia infinita con la que llama a cada uno de sus fieles a la conversión. Cuando el sacerdote abandona su misión de anunciar sin ambajes la verdad y se dedica a proclamar programas sociales o filantrópicos, o a divagar alegremente entre las palabras del Evangelio sin mostrar su filo cortante y su mordiente, entonces ha dimitido de lo que es y de lo que se le encargó.

 
Visto 717 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML.

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios