Lunes, 08 Julio 2013 19:37

El triunfo de la Iglesia

Valora este artículo
(0 votos)

«Tal es entonces la misión y el labor de la Iglesia, para dar su testimonio, para enseñar y para juzgar; y al hacer esto, independientemente de que los hombres crean o no crean, ella está cumpliendo su triunfo en el mundo.»

(H.E. Manning, Sermones, 1872)

Una tentación frecuente que asalta a los predicadores de la Palabra es la de pretender siempre ser aceptados por sus oyentes. No entran en temas espinosos, ni en cuestiones morales importantes que requieren ir contra corriente y proponer doctrinas y enseñanzas que son difíciles de vivir. Pero, ¿es ese el comportamiento que observamos en Cristo? ¿O más bien vemos a uno que va en todo contra corriente, y cuya palabra genera contradicciones hasta el punto de ser perseguido y crucificado? No debemos olvidar aquello que dijo el Señor a sus discípulos: "En el mundo tendréis tribulación, pero ¡ánimo! Yo he vencido al mundo".

 
Visto 784 veces
Más en esta categoría: « El oficio de la Iglesia

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML.

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios