Viernes, 19 Abril 2013 00:00

Viernes III de Pascua

Lecturas: Hch 9,1-20; Sal 116; Jn 6,52-59

¿Qué es configurarse a Cristo?

Captación

¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Es la pregunta que hacen algunos oyentes a Jesús, sorprendidos y escandalizados. ¿Realmente está queriendo decir lo que está diciendo? ¿Será una metáfora? ¿Está diciendo realmente que debemos comer su carne? A esto Jesús responde: "¡Han entendido bien!" Es eso lo que dice, precisamente. "El que no come la carne del Hijo del Hombre no tiene vida eterna".

Cuerpo

En este pasaje, la palabra "comer" sustituye a la palabra "creer". Anteriormente Jesús había dicho: "El que cree tiene vida eterna". Ahora dice: "Si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros". Así que Jesúe establece una clara relación entre creer en Él y comer su Cuerpo. De aquí podemos deducir que existe una profunda relación entre Fe y Eucaristía. No se puede tener verdadera Fe en Jesucristo, si no se participa en el sacrificio de la Eucaristía y no se recibe su Cuerpo como alimento. Ahora bien, decía un comentarista: no es que nosotros "comemos" la Eucaristía, sino que ella nos "come" a nosotros. Es un modo metafórico de decir que la Eucaristía nos asimilia a Cristo, nos lleva a Él. Eucaristía y Fe. Recibiendo a Cristo y escuchando su Palabra, mi inteligencia se asimila a la suya, mi mentalidad se asemeja a la suya, sus criterios se vuelven mis criterios y sus sentimientos mis sentimientos. Comienzo a vivir yo también en la comunión que vive Jesús con el Padre. Mis acciones comienzan a ser verdaderamente las acciones de un cristiano, las acciones de Cristo.

Así que Jesús nos plantea aquí una doble exigencia que es una doble necesidad. Y ellas se dan simultáneamente. Recibir su Cuerpo en la Eucaristía y creer en Él, son dos cosas que no se pueden separar.

Conclusión

Las palabras de Jesús nos invitan a tomarnos en serio el realismo de este sacramento. En la Eucaristía es verdaderamente a Jesús a quien recibimos. Al mismo tiempo, se nos invita a creer en Él, configurando nuestra vida a la suya.

Publicado en Ideas para hoy

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios