Sábado, 26 Abril 2014 00:00

Sábado I de Pascua

Lecturas: Hch 4,13-21; Sal 117; Mc 16,9-15

Cristo está vivo

Captación

Imaginémonos siendo testigos directos de la muerte trágica de una persona, de la cual luego de dos días escuchamos decir por parte de personas totalmente fidedignas que está viva y operante. ¿Cómo reaccioaríamos? Es bueno hacerse esa pregunta para ponerse en el lugar de los apóstoles. Tal vez la reacción de Tomás, "el incrédulo" no resultará tan lejana a nuestra realidad personal.

Cuerpo

A veces damos por supuesta la fe de los discípulos de Cristo. Olvidamos que también ellos, como hoy en día nosotros, necesitaron ser confirmados en el esa fe por el mismo Jesús. Pero el hecho es que Jesús se presentó ante sus ojos luego de haber muerto y ello no sólo los convenció de su divinidad sino que les dio la fuerza y la convicción para ser testigos "creibles" de la resurrección de Cristo. Nosotros no podemos "ver" a Jesús como lo vieron sus apóstoles, pero para quien tiene fe, sobran las pruebas; son innumerables los que a lo largo de la historia han dado testimonio de su encuentro con Él y lo siguen haciendo, a través del anuncio y del extremo martirio. ¿Puede esto ser una farsa? ¡No! Lo de Jesús no es sólo un hecho del pasado [por lo demás verificable como hecho histórico; hoy en día ningún historiador serio se atreve a poner dudas sobre la existencia de Jesús, pues ella es perfectamente verificable según los parámetros de la ciencia histórica moderna]. Él está aquí y ahora con nosotros, en su Iglesia, con esa nueva humanidad glorificada que hizo visible a su pequeño grupo de apóstoles. Su presencia es real y se realiza principalmente a través de los sacramentos y del anuncio de su Palabra que no es letra muerta, sino viva y eficaz.

Conclusión

¿Cómo debemos situarnos ante el acontecimiento de la resurrección de Cristo? ¿Cómo es nuestra fe aquí y ahora? Hemos escuchado a muchos decir que Él está vivo. ¿Hemos creído realmente? El grado de aceptación de esta verdad puede medirse por nuestro grado de compromiso con Dios y por el testimonio que damos de nuestra fe en Jesús en todos los ámbitos de nuestra vida.

Publicado en Ideas para hoy
Publicado en Materiales

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios