Martes, 16 Abril 2013 00:00

Martes III de Pascua

Lecturas: Hch 7,51-8,1a; Sal 30; Jn 6,30-35

En búsqueda de "signos"

Captación

Estos hombres piden un signo. Tal vez son apropiadas para ellos aquellas palabras de Jesús: "Esta generación malvada y adúltera reclama un signo, pero no se le dará otro que el del profeta Jonás" (Mt 12,39). ¿Qué hay detrás de esta petición, que desde un punto de vista podría resultar comprensible o humana? Lo que hay es una profunda desconfianza y una velada búsqueda personal.

Cuerpo

El pedir "signos" es manifestación de una profunda inseguridad. Quien busca signos busca seguridades, algo que dé sentido a su acción o a su sistema de valores. No se trata de una búsqueda sincera del don de la fe, que se da a través del encuentro con la persona divina, sino de una búsqueda de seguridad persona tangible, material, sensorial. Por ello se le pide a Dios que se adecue a los criterios del mundo, en lugar de buscarlo a Él y buscar conocerlo. Hay en ese pedido de "signos" una búsqueda escéptica, materialista e hipócrita.

Este reclamo lo escuchamos en la sociedad actual con mucha frecuencia. La nuestra es una generación que no se cansa de pedir signos. Pero sabemos que los signos no convierten los corazones, sino el encuentro con Dios, que nos abre a la experiencia de la comunión y del amor verdadero. Esta sociedad exige, para poder creer, que la Iglesia cambie esto o aquello, que modere sus reglas, que no imponga sus mandamientos. Estos son los signos que se piden hoy. En otras palabras, se pone como condición para poder creer una religión hecha a la medida. ¿Hemos olvidado que nuestra religión no se basa en un sistema de reglas o de valores, sino en una persona?

Conclusión

Ningún cristiano está libre de esta "fiebre" escéptica, de buscar a como dé lugar que Dios "baje" a nuestro mundo y ratifique el sistema personal de valores que nos hemos construido, que de validez a nuestra religión personal. Es un riesgo que se acentua cuando se debilita la fe, cuando falta vida de oración y vida sacramental.

 
Publicado en Ideas para hoy

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios