Viernes, 03 Abril 2015 08:23

Directorio Homilético

Documento de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos

La Congregación para el Culto Divino publicó hace pocos meses este útil documento que viene con dos partes fundamentales y un apéndice. La primera parte es relativa a la naturaleza e importancia de la homilía y su preparación en el contexto de la Sagrada Litúrgica. La segunda parte se puede considerar una guía práctica, bastante completa en criterios de preparación y como ayuda para el enfoque y la correcta interpretación de los textos litúrgicos de cada domingo y fiesta importante del Año Litúrgico. Sobre las misas feriales contiene sólo algunas ideas sintéticas.

El apéndice trae una buena selección de números del Catecismo de la Iglesia Católica clasificados según cada domingo del Año Litúrgico. Evidentemente la finalidad es animar a los sacerdotes a consultarlo cada domingo -aunque no haya que citarlo necesariamente-, y para ello trae este útil y sencillo instrumento.

Según se explica en la Introducción, el Directorio nació del pedido de los participantes en el Sínodo de los Obispos del 2008 sobre la Palabra de Dios, a raíz de lo cual el Papa Benedicto XVI solicitó a la Congregación para el Culto la preparación del texto. Pero también se enmarca en el contexto más amplio de la relativa mayor importancia que ha adquirido la homilía como género de predicación a partir del siglo XX y, especialmente, desde el Concilio Vaticano II. Efectivamente, según explica el texto, antes la predicación o "sermón" se tenía sólo en ocasiones muy especiales y fuera del rito de la Misa. Hoy en día, en cambio, con la homilía la predicación queda totalmente integrada en la Liturgia y tiene en ella un rol importantísimo, y no debe ser considerada una especie de añadido "ad libitum", sino parte integral de ella. De hecho, como se sabe, los sacerdotes tienen obligación, a no ser por causa grave o justa, de predicar al menos todos los domingos y fiesta importantes del Año Litúrgico, y se les recomienda vivamente, incluso, la predicación ferial, que, según sugiere el presente documento, puede consistir en una reflexión más escueta o puntual.

Habría que destacar nuevamente el carácter eminentemente práctico de este pequeño manual, una necesidad que se veía desde hace mucho tiempo. Desde el punto de vista doctrinal contiene sólo las ideas esenciales. La mayor parte es aplicación concreta. Es además un excelente complemente a la sección dedicada a la homilía del Papa Francisco en su Exhortación Evangelii Gaudium.

 
Publicado en Biblioteca
Jueves, 02 Abril 2015 16:52

¿Qué predicar en Semana Santa?

Antes de cada domingo los sacerdotes suelen hacerse la importante e inevitable pregunta ¿qué predicar? Y con vistas a la Semana Santa dicha pregunta se hace más relevante, más intensa; se le añade la natural preocupación de que las celebraciones litúrgicas no nos agarren sin una buena preparación y con las ideas suficientemente claras en la cabeza. Además se trata de varios ritos litúrgicos, todos de gran importancia, lo que significa varias homilías, sin contar en algunos casos el sermón de las siente palabras. ¿Qué decir a los fieles en estos días, los más importantes de todo el año litúrgico?

Publicado en Artículos

[Tomado de: "San Bernardino de Siena", de A. G. Ferrers Howell, cap. III - Los sermones de San Bernardino (pag. 218-220).]

La fama de Bernardino en sus días se basó sobre todo en su extraordinario poder como predicador; de hecho, es una gran fortuna poseer un gran número de sus sermones, los que nos dan una idea bastante clara de cómo era su predicación. Pero antes de abordar sus sermones desde una perspectiva general, puede ser muy interesante citar algunos pasajes que nos dan su visión concreta acerca de la predicación y de los predicadores.

Publicado en Predicadores
Sábado, 26 Julio 2014 16:09

El poder de una inflexión sutil

Tomo un extracto de otro artículo presente en esta página web acerca del Card. John Henry Newman para explicar un recurso muy simple, pero muy poderoso, tanto para la predicación como para la oratoria en general. Es el siguiente:

”Una noche Newman hablaba en voz baja acerca de la evolución del escepticismo en el mundo. Anticipaba que llegaría un momento en que la mayoría consideraría al cristianismo como una creencia falsa. Aquellos que persistirían en creer ya no serían considerados ni escuchados; se les respondería simplemente algo como: ‘ya ha sido refutado, no podemos refutarlo de nuevo’. El tono de rabia y de impaciencia que le puso a su voz, solo mientras pronunciaba estas palabras, es la razón por la que una conversación como esta, que de otro modo hubiera sido poco relevante, es recordada claramente, casi un cuarto de siglo después, por una persona que estuvo presente.

Publicado en Audio y Video
Sábado, 26 Julio 2014 14:26

Diálogo con un sacerdote guadalupano

Más que una entrevista, lo que les ofrecemos aquí es un diálogo con el p. Eduardo Chávez Sánchez, Director del Centro de Estudios Guadalupanos, Canónigo de la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en Ciudad de México. Nos interesaba mucho conversar con él porque, siendo uno de los mayores expertos en el mundo en el “hecho guadalupano” ha realizado en los últimos años una labor extraordinaria como predicador y comunicador, siendo muy conocido y muy apreciado como conferencista. Cuando se escucha al p. Eduardo uno se da cuenta de que no está transmitiendo simplemente un contenido, sino lo que vive realmente lo que dice y lo cree con el alma y el corazón. 

Publicado en Audio y Video
Sábado, 26 Julio 2014 09:48

Con el Evangelio en la mano

Predicar con el Evangelio en la mano no es sino consecuencia de "vivir" con el Evangelio en la mano; es decir, que forme parte de nuestra realidad cotidiana. Esto, a la hora de preparar la homilía, debe traducirse en una pregunta muy concreta: ¿qué me dice a mí la Palabra de Cristo? Y la respuesta a esta pregunta es una de las claves del éxito en la homilía.

Claro que cuando hablamos de la "predicación" no debemos buscar "tener éxito", en el sentido mundano de la expresión, pero sí que debemos hacerlo en el sentido de alcanzar nuestro objetivo, que es llegar a la mente y al corazón de las personas con un mensaje claro y convincente, que tenga para sus vidas un significado concreto y que les motive a ser mejores personas y mejores cristianos.

Publicado en Artículos

Tuvimos en estos días una interesante conversación con la Dra. Fátima Dantas, fono-audióloga brasileña, experta en comunicación. Al final encontrarán el audio de 45 minutos que pueden escuchar en línea o descargarlo en formato mp3. Para aprovechar mejor el contenido mencionamos algunos puntos que en la conversación, por haber sido muy informal, no aparecen ordenados con una secuencia lógica muy clara.

Nos habló de los cinco puntos fundamentales de la comunicación, que en su experiencia son los siguientes:

1. Tener deseo de comunicarse y de comunicar algo.

2. Tener una intención y un objetivo claro.

3. Mirar a los ojos del oyente o de los oyentes.

4. Utilizar adecuadamente los gestos para comunicar.

5. Usar un modo de hablar claro y objetivo.

Publicado en Audio y Video
Jueves, 05 Diciembre 2013 12:26

Un recurso: la ilusión del Adviento

No cabe duda de que el Adviento y la Navidad producen en los niños una natural ilusión. Hay una producida por el ambiente comercial y la proximidad de "Papá Noel", pero ciertamente no esa la ilusión a la que nos referimos, sobre todo porque hay muchos niños que no conocen en lo absoluto esa parte de la Navidad. Hay en cambio una ilusión que debemos aprovechar y que en todo caso debemos generar, si no la hay.

Todos los niños son afectados en este tiempo por el bombardeo agresivo de la propaganda y ambiente fuertemente materialista y mercantilista de este tiempo, así como por múltiples imágenes de la Navidad completamente lejanas a su sentido cristiano. ¿Es posible contrarrestar esta influencia desde el púlpito? ¿Qué debe decir el sacerdote en este tiempo a los niños y a los padres de niños pequeños?

Jueves, 05 Diciembre 2013 11:31

Empezar con pié derecho

En castellano existe esta expresión; "iniciar con pié derecho", que significa tener un inicio exitoso o enrumbarse bien desde el principio. Sabemos que en la predicación, como en cualquier otro género de discurso análogo, el inicio es fundamental, tanto que de él puede depender el éxito de toda la predicación. Al mismo tiempo el fracaso de una homilía puede darse en su mismo inicio. Son afirmaciones que pueden parecer un tanto extremas, pero esa es la realidad. En la moderna neurociencia se ha comprobado que el cerebro humano determina de manera casi instantánea, al inicio de un discurso, si éste va a ser interesante o no y de acuerdo al resultado de un rápido proceso mental, crea o no las disposiciones necesarias para escuchar. Es lo que se conoce popularmente como "captar la atención"; lo que observamos con un poco de sentido común lleva detrás una serie de mecanismos cerebrales bastante precisos. Se puede decir que el "enganche" inicial de nuestra audiencia no es en lo absoluto una "ruleta rusa" ni algo que dependa de la posición de los astros, sino algo que perfectamente podemos controlar y aprender a dominar. Como condición general uno de los factores determinantes es si creamos o no de manera inmediata una expectativa en quienes nos escuchan.

Publicado en Artículos
Jueves, 12 Septiembre 2013 15:36

¿Oración u Oratoria?

El "arte de predicar" se aprende en primer lugar por el camino de la oración y de la experiencia personal de encuentro con Dios y con su Palabra. Nadie da lo que no tiene; nadie puede enseñar lo que no ha vivido ni conocido. Al mismo tiempo, siendo la primera condición de una predicación consistente el amor por aquello que se proclama, si no se ama a Dios difícilmente se le podrá comunicar con entusiasmo y convicción.

Publicado en Artículos

En el capítulo anterior nos referimos a la dificultad de tratar en la homilía ciertos temas que, aunque esenciales a la fe cristiana, son para los fieles difíciles de comprender o digerir. Tenemos siempre como preocupación de fondo encontrar una manera de presentar de manera positiva y convincente realidades como la muerte o el pecado. En este segundo artículo vamos a tomar como punto de reflexión una idea que apareció en el Evangelio del último domingo (XXIII del Tiempo Ordinario, ciclo “C”): la necesidad de tomar consciencia. ¿Tomar consciencia de qué? Pues de todo, de quienes somos, de qué hacemos aquí, de la vida misma.

Esta enseñanza de Jesús es coherente con muchos pasajes en los que se refiere a la actitud de la vigilancia y de la prudencia frente a un fin que puede llegar en cualquier momento y que nos puede sorprender como “un ladrón en la noche”.

Publicado en Artículos
Viernes, 06 Septiembre 2013 09:07

Mover, gustar, enseñar

Estos son los tres elementos citados por San Agustín como pilares de la oratoria sagrada: "flectere, delectare, docere". Aunque he hecho una pequeña modfificación al orden de estos factores, que no altera el resultado, pues San Agustín ponía en primer lugar el deber de "enseñar" y en el último puesto el de "mover". Y es que "flectere" (mover) se refiere a la acción, es decir el impulso a realizar un cambio concreto en la propia vida, lo que suele producirse como consecuencia de haber comprendido un contenido y haberlo asimiliado como verdad para la propia vida. Pero es evidente que el orden aquí resulta un poco relativo, puesto que el predicador, si no logra inmediatamente "mover" a sus oyentes ejerciendo un veradero efecto en su atención y en su estado de ánimo, no tendrá la misma efectividad que si el discurso lógico o la idea que quiere promover es precedida de una verdadera disposición no sólo mental sino también afectiva. Por todo esto, el primer impacto es muy importante.

Publicado en Artículos
Martes, 03 Septiembre 2013 15:19

Sobre las prédicas 'apocalípticas' (parte I)

Iniciamos hoy una secuencia de artículos acerca de un tema fundamental para la predicación hoy en día. Es lo que sigue. Con frecuencia se califica de “predica apocalíptica”, en sentido peyorativo, a aquel discurso o sermón en el que parece darse excesivo peso a algunos aspectos “negativos” de la existencia humana, como su carácter contingente, la muerte o incluso el pecado. Alguna vez he escuchado que se tacha a algún sacerdote con el título de “Savonarola” –quien actualmente es Siervo de Dios y está en proceso de beatificación– porque en la homilía se refirió a uno de estos temas. Todos estamos de acuerdo en la importancia de evitar las exageraciones, pero a veces parece que se quiere eliminar una dimensión de la vida cristiana que, aunque incómoda, es totalmente real.

Publicado en Artículos
Jueves, 20 Junio 2013 13:28

Esterilidad homilética

La esterilidad de ciertas homilías puede deberse a la falta de atención de parte del predicador hacia las personas que tiene delante. Y sobre ello hay un aspecto esencial que tal vez debería constituir la primera pregunta que el sacerdote se hace a sí mismo antes de decidir qué decir: ¿cuáles son las necesidades espirituales de mis oyentes? No es una pregunta que se pueda pasar por alto fácilmente; el fracaso puede venir muchas veces de no prestarle suficiente atención a esta cuestión y darla por descontado.

Publicado en Artículos
Viernes, 24 Mayo 2013 12:50

Lo dificil de las homilías 'simples'

Uno error frecuente en la homilética, como en muchos otros géneros de discurso, consiste en creer que los sermones más difíciles de lograr son aquellos que revisten la mayor complejidad argumentativa y discursiva, así como la mayor originalidad en las ideas que se presentan y las citaciones a las que se recurre, por no decir del vocabulario y la sofisticación de las palabras que se utilizan. Nada má alejado de la verdad.

Para explicarlo gráficamente, veamos el siguiente ejemplo, tomado de "El Vicario de Wakefield", de Goldsmith: “Amigos y compañeros míos: cuando reflexiono sobre la distribución del bien y del mal en este mundo, concluyo que si al hombre se le ha dado mucho que disfrutar, se le ha dado aun mucho más que sufrir. Aunque recorriéramos todo el mundo, no encontraríamos a un hombre que, por más feliz que fuera, dejase de suspirar por el logro de alguna cosa; por el contrario, vemos cada día a una multitud de creaturas que con su suicidio nos demuestran que no les queda nada por desear. Resulta, pues, que en esta vida no podemos ser completamente dichosos, pero sí completamente miserables”.

Publicado en Artículos
Página 1 de 3

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios