Domingo, 25 Noviembre 2012 17:51

¿Cuándo hay verdadera comunicación?

Aquí les ofrecemos el segundo capítulo de la obra "Predicación Efectiva", del p. Liske. Aunque escueto, contiene una gran verdad en pocas palabras. Existe una gran similitud entre la comunicación ordinaria y un discurso dirigido a un grupo de personas, como es el caso de un sermón u homilía. En ambos casos el objetivo es la comunicación. Y la comunicación está hecha siempre de los mismos ingredientes: naturalidad, involucración, total compenetración con el mensaje que se transmite.

El p. Liske nos explica que, a pesar de que el contexto puede ser distinto, y varían tanto la forma como el carácter de nuestro mensaje, en el fondo se trata de lo mismo: trasnmitir una idea para que el otro entienda lo que nosotros estamos entendiendo e incluso sienta lo que nosotros sentimos.

Publicado en Artículos
Sábado, 28 Julio 2012 15:06

Homilia, no "palabras al viento"

Editorial San Paolo de Italia presenta con las siguientes palabras el nuevo libro de Mons. Vittorio Peri: «Un ágil manual para hacer de la homilía un eficaz canal de evangelización y comunicación eclesial. La homilía es sin duda el “talón de Aquiles” de nuestras liturgias. Sin embargo, es en ella en la que se compendia la mayor parte del ejercicio del ministerio de la palabra, y el card. Martini reconoce que la homilía “es tal vez el modo más difícil con el que la Iglesia actúa con la Escritura”. Y ya que para muchísimos cristianos es el único punto de encuentro con la Escritura, su importancia en la vida de la Iglesia es indiscutible. Lo que pretende hacer el autor de este opúsculo, estructurado según el tradicional esquema periodístico: QUÉ, QUIÉN, CÓMO, DÓNDE, CUÁNDO, PORQUÉ, es ayudar a los predicadores a hacer que la homilía se convierta verdaderamente en lo que es: un eficaz canal de evangelización y de comunicación eclesial.

Publicado en Biblioteca
Martes, 26 Junio 2012 19:44

¿Adónde dirigir la mirada?

Uno de los dilemas que enfrentan los oradores diletantes, como sucede frecuentemente con los sacerdotes recién ordenados que no han tenido un entrenamiento especializado en oratoria, es que no saben adónde dirigir la mirada. Una de las recomendaciones que se suele dar es escoger un punto al fondo del recinto, ligeramente por encima de los oyentes, y mirar hacia ese lugar; en términos generales esa técnica funciona y es un buen recurso para ciertas situaciones: cuando no se sabe adónde mirar, se está nervioso o se tiene un poco de miedo, no se conoce en profundidad el discurso –y por lo tanto se necesita una cierta concentración para seguir el hilo conductor–, etc. Estas y otras situaciones pueden hacer que la mejor opción sea mirar hacia el fondo. Mirar hacia abajo, hacia arriba o hacia los costados, nunca es algo recomendable, a menos que se quiera dirigir la mirada en un momento dado para señalar algo o “teatralizar” una idea.

Publicado en Artículos
Domingo, 24 Junio 2012 13:33

"Effective Preaching"

Este libro se publicó por primera vez en 1951 y luego en una segunda edición en 1960. Pero extrañamente no volvió a ser publicado. Es un excelente manual de predicación, en primer lugar porque está escrito con un lenguaje muy didáctico y con gran sentido práctico, y en segundo lugar porque cubre prácticamente todos los aspectos que tienen que ver con la homilética y la predicación. Pero ya que resulta muy difícil acceder a este material, no sólo por el idioma sino por lo que se explicó antes, iremos colocando extractos del texto traducidos al español con algunos comentarios. Por ahora les ofrecemos la Introducción completa. Como pueden observar, está escrita en un contexto distinto, que es el de la iglesia antes del Concilio, con un entorno cultural y mediático un poco distinto. Pero en sustancia las cosas no han cambiado tanto. Se han añadido algunos comentarios para hacerlo un poco más actual.

Publicado en Biblioteca
Miércoles, 20 Junio 2012 07:36

Preparación vs. Improvisación

Cuentan que en una ocasión preguntaron a Winston Churchill, famoso por su fina oratoria y por sus discursos encendidos y geniales, cómo hacía para improvisar de una manera tan magistral –de hecho las improvisaciones de Churchill quedaron para siempre en el hall de la fama de los mejores oradores–, y su respuesta fue: “es porque dedico mucho tiempo a preparar mis improvisaciones”.

Hasta aquí probablemente te parezca que nos equivocamos con la foto, que en lugar de representar a Churchill, presenta a un trompetista. Pero no es cualquier "trompetista", es un músico de jazz. Déjame explicarme.

Publicado en Artículos
Sábado, 16 Junio 2012 10:30

¡Una sola idea principal!

El siguiente es un ejemplo de cómo es fundamental elegir una sola idea. En el primer ejemplo se coloca una homilía un poco más larga, que, aunque no es demasiado complicada, entra en varios ángulos y no termina de centrar la atención en una idea sola. La segunda es una homilía más corta, pero con una sola idea clara que se mantiene como hilo conductor del discurso. Un ejercicio que se puede hacer es, luego de escuchar cada uno de los audios, preguntarse ¿cuál es la idea central? Y luego sacar las propias conclusiones: en qué caso esto resulta más claro. En el ejemplo 1 se han colocado algunos comentarios para hacer más fácil el análisis.

En la parte inferior están los ejemplos en formato pdf.

Ejemplo 1

Ejemplo 2

Publicado en Audio y Video
Jueves, 14 Junio 2012 00:00

Para ser buenos predicadores

¡Bienvenidos!
Este espacio está dirigido principalmente a sacerdotes y futuros sacerdotes, pero está abierto también a toda persona que tenga interés en aprender a dirigir un mensaje público con convicción, con eficacia y con formas y lenguajes adecuados a los oyentes. Evidentemente aquí nos concentraremos en la homilía y en la predicación u oratoria sagrada, pero creo que muchas de las técnicas y consejos que se aplican a estos ámbitos pueden ser aplicados a cualquier otro campo de la comunicación humana, especialmente a la preparación para hablar en público.

Publicado en Artículos

«La homilía constituye una actualización del mensaje bíblico, de modo que se lleve a los fieles a descubrir la presencia y la eficacia de la Palabra de Dios en el hoy de la propia vida. Debe apuntar a la comprensión del misterio que se celebra, invitar a la misión, disponiendo la asamblea a la profesión de fe, a la oración universal y a la liturgia eucarística. Por consiguiente, quienes por ministerio específico están encargados de la predicación han de tomarse muy en serio esta tarea.

Publicado en Artículos

Sobre el Cielo:

– Derribar algunas ideas preconcebidas acerca del Cielo, p. e. que es una realidad “estática” donde todo se reduce a “mirar” a Dios (que sería una especie de luz fulgurante) y las almas flotando en medio de las nubes; esto, por infantil que parezca, subyace en la visión del Cielo que tiene mucha gente adulta. Por ello, recalcar que se trata de una realidad dinámica, en que la “contemplación” de Dios se debe entender como experiencia de comunión plena en el amor.

Publicado en Artículos

Para la sensibilidad de muchas personas predicar hoy en día sobre el Cielo o el Infierno es como regresar a la “edad media” o a los sermones de Savonarola en el renacimiento florentino. Sin embargo, la existencia del Cielo y del Infierno sigue siendo parte esencial de nuestra fe católica, y el único objetivo último de la vida cristiana seguirá siendo siempre llegar al primero evitando el segundo.

Publicado en Artículos
Jueves, 07 Junio 2012 21:45

La fuerza de la simplicidad

“Keep it simple”, dicen los norteamericanos, ¡cuánta sabiduría se esconde en esa frase tan escueta! También se suele decir que se mide la verdadera inteligencia de una persona cuando es capaz de explicar las cosas más difíciles en términos sencillos. Y es que la sencillez no necesariamente está en pleito con la profundidad, como equivocadamente muchas veces se cree.

En lo que tiene que ver con la homilía este es un punto esencial para mejorar como predicador. Uno de los vicios más difíciles de superar en la oratoria sagrada es la excesiva complejidad de los discursos, complejidad dada no sólo por la falta de claridad en la sucesión de ideas, sino por la sobreabundancia de conceptos y de puntos tratados.

Publicado en Artículos
Jueves, 07 Junio 2012 21:35

70% de forma y 30% de contenido

Se trata evidentemente de un título equívoco. ¿Cómo puede uno afirmar que para una homilía la forma sea tanto más importante que el contenido? Lejos de nosotros afirmar tal cosa. Es cierto que los elementos de que se componen una buena preparación para este ministerio tienen que ver en mucho mayor medida con el contenido que con la forma, aunque la forma sea de todas formas indispensable para una comunicación exitosa. Pero, paradójicamente, para el momento mismo de la ejecución de la prédica o sermón, la forma adquiere un peso mucho mayor. ¿Por qué?

Publicado en Artículos
Jueves, 07 Junio 2012 21:06

Ocho minutos son suficientes

Para la homilía, algunos recomiendan una duración no menor de 6 ni mayor de 8 minutos. Es importante considerar que la homilía se da en un contexto sagrado cuyo significado e importancia es mucho mayor que el que tiene ésta por sí sola. Por lo tanto, se trata no sólo de evitar hacerla demasiado extensa para no cansar a los oyentes, sino de no darle un peso excesivo en relación con las demás partes de la Misa. La experiencia nos enseña que, en la gran mayoría de casos, cuando la homilía excede el tiempo prudencial termina siendo redundante y pesada, e impide que las personas puedan retener o incluso identificar el mensaje principal que se quiere comunicar. A pesar de estos argumentos, el común de los sacerdotes emplea un promedio de 15 minutos para dirigir su mensaje. Y como afirma Claudio Dalla en “Avete finito di farci la predica?”, los que dan más miedo son los que comienzan diciendo: “seré breve”. Solía afirmar un viejo amigo con no poco sarcasmo que “quién después de ocho minutos no ha hecho mover los corazones, hace mover los traseros”.

Publicado en Artículos
Página 3 de 3

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios