Jueves, 07 Junio 2012 21:06

Ocho minutos son suficientes

Para la homilía, algunos recomiendan una duración no menor de 6 ni mayor de 8 minutos. Es importante considerar que la homilía se da en un contexto sagrado cuyo significado e importancia es mucho mayor que el que tiene ésta por sí sola. Por lo tanto, se trata no sólo de evitar hacerla demasiado extensa para no cansar a los oyentes, sino de no darle un peso excesivo en relación con las demás partes de la Misa. La experiencia nos enseña que, en la gran mayoría de casos, cuando la homilía excede el tiempo prudencial termina siendo redundante y pesada, e impide que las personas puedan retener o incluso identificar el mensaje principal que se quiere comunicar. A pesar de estos argumentos, el común de los sacerdotes emplea un promedio de 15 minutos para dirigir su mensaje. Y como afirma Claudio Dalla en “Avete finito di farci la predica?”, los que dan más miedo son los que comienzan diciendo: “seré breve”. Solía afirmar un viejo amigo con no poco sarcasmo que “quién después de ocho minutos no ha hecho mover los corazones, hace mover los traseros”.

Publicado en Artículos
Página 3 de 3

Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

Desarrollado por
VE Multimedios