Martes, 24 Marzo 2015 00:00

Martes V de Cuaresma 2015

Valora este artículo
(0 votos)

Lecturas: Nm 21,4-9; Sal 101; Jn 8,21-30

  • Una serpiente y la Cruz. Es interesante que, según la lectura del libro de los Números, haya un paralelo entre la serpiente y Cristo. Aquel animal que en el Génesis personifica al demonio y es el causante de la caída original, ahora es un signo de salvación y figura de la Cruz redentora. Pero en realidad esto nos habla de la gran paradoja que es el cristianismo. ¿No dijo San Pablo que Jesús se hizo maldición por nosotros? De hecho la Cruz, que es la via de nuestra redención, constituye el descenso total de Dios a la dimensión más oscura del pecado. Él, aunque está limpio de todo pecado, "se hace maldición" cargando sobre sus hombros la culpa original y nuestra propia culpa, nuestros pecados personales.
  • Moriréis por vuestros pecados. El Señor repite hoy esta fuerte sentencia condenatoria: "moriréis por vuestros pecados". Existe, en efecto, esa relación radical entre el pecado y la muerte. De hecho San Pablo afirma que el pecado es la causa de la muerte del hombre. Pero también el pecado personal conduce a la muerte; es, como decía Pablo VI, "un acto suicida", porque aniquila de manera paulatina la acción del Espíritu que está en nosotros y va causando poco a poco la muerte del hombre. Sí, los hombres podemos ser llegar a ser "muertos en vida". Hay muchos que lo son, aunque no quieran reconocerlo.
  • "Yo soy" es mi nombre. En este pasaje Jesús repite dos veces esta sentencia: "yo soy". Y lo dirá nuevamente en los momentos preliminares de su pasión. Es una declaración de su divinidad. De esta misma manera se presentó Dios a Moisés: "soy el que soy". Dios es el único de decir algo así, porque puede reclamar para sí lo que para nosotros es imposible: su identificación absoluta con el ser. A nosotros esto no nos es indiferente, pues si es una invitación a reconocer al mismo tiempo la divinidad de Jesucristo y nuestra absoluta dependencia de Dios, pues nuestro ser nos es dado. En lo más esencial de nuestro ser no somos "seres independientes", sino absolutamente dependientes.
  •  
    Visto 1299 veces Modificado por última vez en Martes, 24 Marzo 2015 14:40

    Artículos relacionados (por etiqueta)

    Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
    Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

    Desarrollado por
    VE Multimedios