Viernes, 03 Abril 2015 00:00

Viernes Santo 2015

Valora este artículo
(0 votos)

  • Despreciado por los hombres. En las visiones del profeta Isaías contemplamos al Siervo Sufriente desechado por los hombres, como uno que no parecía hombre, evitado y sin aspecto atrayente. Sabemos que estas palabras se cumplen en Jesús, sobre todo en los momentos de su pasión. Pero, ¿cuál es la actualidad de estas palabras? Jesús, hoy, sigue siendo tan desechado y sigue resultando tan poco atrayente para los hombres como lo veía la visión de Isaías. La humanidad de Jesús sigue siendo rechazada y su pasión sigue siendo un enigma incomprensible. ¿Lo es también para nosotros?
  • Quién comprende nuestra situación. ¿Quién comprenderá la situación del hombre? ¿Quién comprenderá nuestras angustias y temores, así como nuestros anhelos y deseos? Como lo afirma la carta a los hebreos, "no tenemos a un sumo sacerdote incapaz" de comprendernos y de compadecerse de nosotros. La pasión de Cristo y su Cruz son la prueba más radical de ello. Los hombres no suelen dar a lo que se celebra el viernes santo el valor que tiene, su valor auténtico: es Dios siendo hombre hasta las últimas consecuencias; es Dios salvándonos del sin-sentido y del error trágico de no ser quienes estamos llamados a ser; es Dios mismo viniendo a nosotros para iluminar nuestro camino.
  • El significado de la cruz. Para muchos la Cruz de Cristo sigue siendo un escándalo incomprensible, ¿un Dios que muere? El mundo desconoce el verdadero sentido de esa cruz y por lo tanto la desprecia, como desprecia todo lo que en la fe cristiana no comprende. Pero incluso entre los que se llaman cristianos, la cruz es simplemente un símbolo, uno que los representa, cierto, pero que al final no cambia nada, no transforma la vida, porque no tiene nada que ver con ella, al menos con la vida concreta y con el modo de vivirla. ¿Cuál es el verdadero sentido de la Cruz? ¿Qué tiene que ver conmigo? El viernes santo nos propone estas preguntas; y la respuesta que esperamos no debe ser una metáfora o una suerte de "mensaje positivo", sino algo real.
  •  
    Visto 1925 veces

    Copyright © 2012 Arte de Predicar. Todos los derechos reservados.
    Si deseas escribirnos puedes hacerlo desde aquí

    Desarrollado por
    VE Multimedios